El diagnóstico de cáncer de hueso de perro, el diagnóstico de cáncer de hueso.

El diagnóstico de cáncer de hueso de perro, el diagnóstico de cáncer de hueso.

cáncer de hueso de perro también se conoce como osteosarcoma canino. Afecta a las razas más grandes y los estudios revelan que las mascotas que pesan más son más propensos a desarrollar cáncer de hueso. El osteosarcoma es también bastante común en animales domésticos masculinos. Aunque la causa de cáncer de hueso todavía no se ha establecido, fracturas óseas o traumatismos pueden causar el crecimiento de células cancerosas en las extremidades. Dado que el cáncer de hueso de perro es una enfermedad progresiva, los animales domésticos deben ser probados con prontitud para lograr un pronóstico correcto. Los síntomas de cáncer de hueso suelen estar relacionadas con el lugar donde se desarrollan las células cancerosas, y por lo general se exhiben cuando el cáncer está en la etapa avanzada.

Los síntomas de cáncer de hueso de perro:

  • hinchazón localizada
  • Dolor
  • Molestia o dificultad para caminar
  • La incapacidad de utilizar los miembros afectados
  • Letargo

Efectos del cáncer de hueso canino

Aunque el osteosarcoma canino es propenso a desarrollar en cualquier hueso, tumores o cáncer desarrollan sobre todo en las extremidades o las piernas. Este tipo de cáncer se llama el osteosarcoma apendicular. Una vez que el cáncer progresa, causa inflamación severa interna, daño en los huesos y fracturas. Las fracturas de huesos que resultan debido al cáncer se consideran cuidadosamente durante el diagnóstico de osteosarcoma.

El diagnóstico de cáncer de hueso de perro

Con el fin de diagnosticar el osteosarcoma, el veterinario realizará un examen de rayos X para determinar cambios internos en los huesos, tejidos y formaciones tumorales en los alrededores de la zona afectada. Las fracturas patológicas también se pueden detectar a partir de una radiografía. La radiografía de los perros que sufren de cáncer de hueso revela ciertas características, como el hueso dañado o lesiones líticas. Además de una radiografía, el veterinario realizará una biopsia para descartar hongos o infecciones bacterianas y confirmar el osteosarcoma.

Biopsia

Si la radiografía no confirma la presencia de cáncer, una muestra de médula del perro será extraído con el fin de realizar una biopsia. Los dos tipos de biopsia de médula son biopsia por incisión abierta y biopsia con aguja cerrada. La biopsia por incisión abierta tiene varias desventajas y por lo tanto se prefiere la biopsia con aguja cerrada. La biopsia con aguja cerrada ofrece una pequeña muestra de hueso de perro.

Aunque las biopsias sirven como ayuda de diagnóstico más fiable, los animales domésticos que tienen que ser amputada se libran de biopsias clínicas para prevenir las complicaciones y evitar el dolor. En la mayoría de los casos, un veterinario es probable que realizar una biopsia cuando se detectan varias lesiones óseas en una radiografía. Los estudios también revelan que la mayoría de las pruebas concluyentes es posible después de obtener varias muestras de hueso.

otras pruebas

Además de estas pruebas, el veterinario realizará pruebas adicionales para comprobar si hay metástasis a los pulmones. Radiografía inicial no puede depender únicamente de este, ya que el cáncer puede ser demasiado pequeña para ser detectada en el pulmón radiografías preliminares. Los tumores que se encuentran en otras partes del cuerpo también pueden estar sujetos a pruebas de aspiración con aguja fina. Análisis de sangre (CBC) y los análisis de orina se pueden realizar para descartar problemas de salud subyacentes.

El tratamiento del cáncer de hueso de perro

No hay ninguna medida para prevenir el osteosarcoma canino. diagnóstico y tratamiento oportuno es necesario para la supervivencia del animal doméstico.

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...